domingo, 4 de febrero de 2018

Reseña nº1. En Algún Lugar de tu Mente

Buenos días espiraleros/as!

Hoy que hace un día gris, frío (cosa que en Murcia suele ser poco frecuente) y tengo tiempo, os traigo la reseña de En Algún Lugar de tu Mente, a cuya autora Ailina Shebelle conocí cuando aún éramos unas niñas de primaria y a la que, afortunadamente, después de muchos años he conseguido encontrar a través de redes sociales. Es verdad que cuando publicó su libro le dije que lo iba a leer, cosa que no hice en aquel momento (para matarme), sino que ha tenido que pasar un año para conseguir su libro y poder leerlo sin distracciones y, he de decir que ha merecido la pena. Siempre he pensado que las cosas, los momentos tienen su propia fecha y, está claro que era este el momento de poder disfrutar con estas hojas llenas de magia.
Es verdad que no soy muy aficionada a leer historias románticas, más bien me gusta el lado misterioso, policíaco y, en ocasiones, sangriento. Pero este libro me ha sorprendido gratamente. He disfrutado como una niña mientras lo leía, he tenido esa ilusión e intriga de saber qué pasaba en la página siguiente y, lo mejor de todo, es que ha conseguido enamorarme. Y por último añadir que para mí es un auténtico placer poder inaugurar mi sección de Reseñas con este libro y con esta autora.
Aquí va mi reseña:



En Algún Lugar de tu Mente



SINOPSIS   

"Cuando Amelia entra en esa casa fría y oscura siempre lo hace con incertidumbre y desconfianza, pero todo cambia cuando se atreve a ir más allá y habla por primera vez con Jackson, el chico de sus sueños. Su mente la adentrará en un mundo en el que, con la ayuda de Jackson, tendrá que salir o quedarse atrapada para siempre. Historias de amor se entrelazan con el maravilloso y extraño mundo de los sueños. ¿Te atreves a soñar?"







La protagonista de esta historia es Amelia, una chica con la que no he conseguido conectar demasiado, aunque es cierto que es muy familiar y le gusta escribir, cosa que comparte conmigo. Ella vive con su hermano Patrick y con sus padres, Debi y Sam, cuya historia de amor me ha encantado. Si hay algo que debo destacar de esta familia, es la relación tan estrecha que tienen. La relación fraternal entre Amelia y Patrick es un claro ejemplo donde podemos ver que las relaciones entre hermanos no siempre son grises, sino que también existe la complicidad, confianza y sinceridad, lo cual me encanta porque yo con mis hermanos tengo esa relación, y a mi modo de ver, es lo más bonito que puede haber. 
El personaje de Patrick es simplemente maravilloso. La preocupación y protección que tiene por Amelia es el claro ejemplo que refleja lo mucho que significa su hermana en su vida, y que decir tiene la historia tan bonita que le llevó a conocer a Thomas.
También tenemos al personaje de Sylvia, la mejor amiga de Amelia, que, aunque al principio me dio la impresión de ser una chica egoísta y prepotente, conforme fui avanzando descubrí que es una chica que quizá por miedo, rechazo o timidez muestra ese lado duro pero que en realidad no es así. 
Por otro lado, ya avanzada la historia nos encontramos a Christian, un compañero de clase de Amelia con el que entabla una bonita amistad.  Es con Christian con el personaje que más he conseguido identificarme, pues por ese rechazo y soledad social he pasado yo casi toda mi vida pero, al igual que él, cuando consigue amistades, soy entregada y me preocupo por ellas. 
Volviendo a la protagonista, Amelia cada vez que cierra los ojos no deja de soñar lo mismo, con una casa fría y oscura a la que teme de acceder. Todo cambia cuando encuentra el valor suficiente para acercarse al chico con el que cada noche sueña, que toca la guitarra y por el que vela los vientos, Jackson. Amelia, en un principio, se intenta autoconvencer de que es simplemente un sueño más, sin embargo, le parece todo tan real que empieza a desconfiar de su propia mente. ¿Qué es real y qué no lo es? Amelia tendrá que descubrirlo por sí misma y tomar decisiones importantísimas que podrán hacer que su vida adquiera un giro completamente distinto hasta el que ahora podría haber imaginado.

Como he dicho al principio de esta entrada, no soy muy aficionada a este tipo de historias, pero lo que sí puedo decir es que ha sido una lectura muy amena, divertida, aunque también con un toque dramático, de aventura y de acción, con una historia mágica y de fantasía que te atrapa en cada una de sus páginas.  
Lo que sí que me hubiera gustado es que el final hubiera estado cargado de más acción, mas lucha, pero es solo mi humilde opinión, aún así, mi enhorabuena a Ailina por estas páginas y, decirle...¡nunca dejes de escribir!

Podéis encontrar a la autora en su blog Ailina entre Libros





1 comentario:

  1. ¡Hola Sheila!
    Me encanta leer vuestras reseñas, sobre todo porque descubro muchas cosas.
    Lo primero es que cada cual se siente identificado con un personaje distinto. Christian es un solete, y al igual que te pasa a ti, también tiene mucho de mí. Creo que todos los personajes tienen una pequeña parte de mí misma.
    Con respecto a la acción final, si te soy sincera, estaba tan verde en el desarrollo de ese punto... pero creo que no quedó muy mal jejejeje. Me alegra que pese a todo te haya gustado.
    Muchas gracias por tu reseña, ¡voy a colocarla en la web de la novela!
    Muchos besos :)

    ResponderEliminar