jueves, 25 de enero de 2018

Lectura

Cuando me leas, léeme a solas procurando que nadie nos moleste.
Cuando me leas, léeme tranquilo, serena y pausadamente.
Cuando me leas, siente el tacto de mis páginas rozando tus suaves y delicadas manos.
Cuando me leas, léeme de principio a fin.
Cuando me leas, imagínate en ese mundo que hemos creado tú y yo, en el que mis palabras son tu guía.
Cuando me leas, hazlo sin miedo a lo que digan los demás, tan solo disfrutame.
Pero sobre todo cuando me leas, amor, desnúdame, porque yo soy lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario